La dieta de los murciélagos

Algunas personas tienen la idea de que los murciélagos son criaturas que chupan la sangre de otros animales e incluso de las personas, pero ¡es un mito! Solo existen 3 especies de murciélagos que se alimentan de sangre de animales, una cantidad realmente mínima, así que no hay de qué preocuparse.

Existen murciélagos carnívoros y murciélagos frugívoros o nectarívoros, pero pueden complementar su dieta con otros alimentos. Conocer los hábitos de alimentación de estas especies ayuda a comprender un poco más su comportamiento e incluso a mirarlos desde otra perspectiva.

Solo existen 3 especies de murciélagos que se alimentan de sangre de animales.

Murciélagos carnívoros

Una gran parte de los murciélagos del mundo se alimenta de pequeños vertebrados y de insectos. Cerca de tres cuartas partes de los murciélagos, es decir, alrededor de un 70 por ciento, mantiene una dieta basada en los insectos, pero cada especie tiene una dieta específica. Muchas especies insectívoras son flexibles y comen moscas, mosquitos, polillas, escarabajos, cucarachas, arañas, escorpiones y otros insectos y arácnidos terrestres y voladores, pero otras demuestran preferencia por algún tipo específico de insectos.

Los murciélagos cuya alimentación consiste en vertebrados tienen como presas usuales a las ranas, a las aves, a algunos lagartos, peces y hasta otras especies de murciélagos. Como sucede con los insectívoros, existen cazadores especializados en la captura de ciertos animales, por ejemplo, el murciélago de labios con flecos (Trachops cirrhosus) tiene un especial favoritismo por las ranas.

Dieta de los murciélagos.

Murciélago de la fruta absorbiendo el jugo de una naranja.

Murciélagos frugívoros

Estas especies se alimentan básicamente de frutas, pero pueden consumir también otras partes de las plantas como las flores, las hojas y el néctar. Muchos frugívoros tienen preferencia por los frutos de carne blanda y dulce, y acostumbran beber el jugo y escupir las semillas y la fibra que no pueden masticar.

Algunas especies únicamente beben el néctar de las flores. Para ello, poseen adaptaciones anatómicas como un hocico alargado y una lengua larga y flexible. Entre sus alimentos más comunes se encuentran los frutos de las higueras, los frutos rojos, las naranjas, las peras, los plátanos, las uvas y las sandías.

Murciélagos hematófagos

El menú de 3 especies de murciélagos contiene sangre, mejor dicho, son murciélagos exclusivamente hematófagos: el murciélago vampiro común (Desmodus rotundus), el vampiro de alas blancas o vampiro de las aves (Diaemus youngi) y el murciélago vampiro de patas peludas (Diphylla ecaudata). Pero no creas que muerden a sus víctimas y les chupan la sangre, no. En vez de eso, realizan una pequeña incisión con forma de V en la piel de un ave o un mamífero y cuando la sangre comienza a brotar se dedican a lamerla mientras un químico de su saliva evita la coagulación. Normalmente la víctima no siente dolor, aunque sí puede experimentar una molestia.

Los murciélagos vampiro solo se encuentran en México, Centroamérica y Sudamérica, y sus objetivos más comunes son los animales de granja.

¿Cómo obtienen su alimento?

Dado que los murciélagos insectívoros tienen que capturar presas que también se mueven, están facultados con el sentido de ecolocalización, el que les permite, además de orientarse en sitios con escasa luz, detectar animales. La ecolocalización o ecolocación se produce cuando un murciélago emite sonidos ultrasónicos que ocasionan ecos, los cuales, al llegar al murciélago, permiten a éste crearse un mapa mental del entorno y por consiguiente, detectar la ubicación de la presa y posiblemente hasta conocer de qué tipo es. Aquellos cuya dieta se basa en vertebrados suelen morder la cabeza mientras los sujetan con las garras. También usan la ecolocalización.

Un murciélago insectívoro puede ingerir un tercio de su peso corporal completo durante una actividad de alimentación.

El rastrear a los insectos voladores no es un problema para ellos. Una vez que los detectan, se lanzan a su captura para colocárselos en las membranas de las alas o la cola e introducírselos en la boca aun si ambos están al vuelo. Los insectívoros son muy eficaces en esto. Para que tengas una idea, una colonia de Texas consume 226,000 kilogramos de mosquitos en una sola noche y un murciélago común (Pipistrellus pipistrellus) tiene el suficiente estómago como para zamparse más de 3,000 insectos pequeños en un día, o mejor dicho, noche. En términos generales, un murciélago insectívoro puede ingerir un tercio de su peso corporal completo durante una actividad de alimentación.

El método de alimentación de los frugívoros es distinto, puesto que no usan la ecolocalización. Una vez que encuentran un árbol con frutas gracias al olor que emana de éstas, los murciélagos acuden para coger la pieza y se desplazan a otro sitio para disfrutar su comida. Los más pequeños pueden alimentarse mientras baten las alas en el aire.

Debes creer que la alimentación de los murciélagos ejerce un papel importantísimo en el funcionamiento ecológico de los ecosistemas y beneficia a otros seres vivos, incluidos los seres humanos.