Animales que atacan murciélagos

Los depredadores naturales de los murciélagos son escasos, pero existen. Por fortuna para los individuos del orden Chiroptera, su comportamiento les evita ser víctimas de muchas especies que buscan su alimento durante el día, puesto que en horas diurnas permanecen en lo alto de sus refugios y cuando salen de noche lo hacen en grandes números y a vuelo ágil y veloz. También les ayuda el color de sus cuerpos, que poco o nada llaman la atención en la oscuridad nocturna.

Rara vez se ha observado a un animal alimentándose de un murciélago. La mayoría de las pruebas se han obtenido a partir de muestras de excremento de depredadores, y de relatos. La vulnerabilidad de estos mamíferos voladores aumenta cuando están en período de hibernación y durante el día cuando descansan. De todos, los individuos jóvenes que aún no saben volar son más susceptibles de ser víctimas de alguna agresión, sobre todo si caen al suelo sin posibilidad de moverse con rapidez.

La vulnerabilidad de los murciélagos aumenta cuando están en período de hibernación y durante el día cuando descansan.

Ciertos depredadores presumen de estrategias para atrapar a los murciélagos escurridizos. Es el caso de los halcones y las serpientes, que se colocan cerca de las salidas de las cuevas o dormideros y atacan justo cuando los quirópteros emergen en la noche.

¿Cuáles son los más usuales depredadores de los murciélagos? La respuesta es: aves de presa como el milano murcielaguero (Macheiramphus alcinus), el halcón murcielaguero (Falco rufigularis) y los búhos y las lechuzas (Strigiformes); algunas arañas (Araneae), serpientes (Serpentes), mamíferos pequeños y carnívoros como los gatos (Felidae), los mapaches (Procyon lotor), las zarigüeyas (Didelphimorphia) y aunque suene extraño, otras especies de murciélagos, que son: murciélago espectral (Vampyrum spectrum), falso vampiro orejón (Chrotopterus auritus), falso murciélago vampiro menor (Megaderma spasma) y falso murciélago vampiro mayor (Megaderma lyra).

Peligros para los murciélagos.

Mapache, un depredador de murciélagos.

Aquellos murciélagos que se alimentan de sus congéneres son, evidentemente, depredadores, pero su dieta no está compuesta por un amplio porcentaje de murciélagos. No todos los murciélagos tienen a todos los depredadores mencionados. Depende de su ubicación geográfica, su hábitat, la especie y otros aspectos. El murciélago pequeño café, por ejemplo, es presa de halcones, búhos y hasta de los mirlos comunes (Turdus merula) y es que su pequeño tamaño permite a los depredadores medianos aprovecharse de él. Otros depredadores de esta especie son las comadrejas (Mustela nivalis), mapaches, visones (Neovison vison) y algunos roedores como las ratas y las ardillas.

El tamaño de muchos murciélagos puede ser un problema para los depredadores, en particular por los zorros voladores. Sin embargo, estos también pueden ser víctimas de algunos animales. Por ejemplo, el zorro volador de cabeza gris (Pteropus poliocephalus) es depredado por águilas, varanos, serpientes y cocodrilos. Los agresores de los micromurciélagos son mayormente mapaches. La garduña (Martes foina) es un atacante relativamente común en Rumania y Polonia y en Nueva Zelanda el murciélago menor de cola corta (Mystacina tuberculata) cae bajo el poder de gatos ferales, ratas y armiños (Mustela erminea).

Los gatos domésticos pueden atrapar murciélagos, ya que son capaces de memorizar la ubicación de los dormideros.

Las serpientes son de cuidado, ya se sabe que pueden engullir animales increíblemente más grandes que ellas. Ejemplos de serpientes que atacan murciélagos son las especies Pituophis melanoleucus, Chilabothrus angulifer, Boiga blandingii y Mops condylurus.

En contextos urbanos, los gatos domésticos pueden atrapar murciélagos y esta es una de las principales causas de mortalidad de quirópteros ya que los felinos son capaces de memorizar la ubicación de los dormideros y, en respuesta a su instinto depredador, los atacan dejándolos heridos pues no suelen comerlos.