El estrés en los animales por diversos factores hace que tomen acciones instintivas de supervivencia propia sin importar si  otros miembros de la “familia” necesitan ayuda. En este caso, un recién nacido de la especie murciélago frutero común (Carollia perspicillata), fue abandonado por su madre después de que esta se viera totalmente afectada a causa del cierre de un zoológico, lo que conlleva a traslados y muchos movimientos. Afortunadamente, el pequeño cayó en manos de cuidadores que lo examinan para descartar cualquier herida o problema que pueda tener. Observa cómo gracias a las atenciones y cuidadosa labor de estas nobles personas, el murciélago comienza a crecer y a lucir como un animal saludable.

httpvh://www.youtube.com/watch?v=WhV2JguqFSQ