Las supersticiones, los mitos, las leyendas, las historias y las afirmaciones tradicionales sobre los murciélagos son abundantes alrededor del mundo. Muchas relacionan a estos mamíferos voladores con la oscuridad, con seres sobrenaturales y con fenómenos paranormales.

Los murciélagos figuran en la mitología de muchas culturas alrededor del mundo, toda vez que son animales distribuidos en todos los continentes con excepción de la Antártida. Hay que tomar en cuenta que los murciélagos son animales nocturnos y eran vistos comúnmente en las cuevas, donde los hombres encontraban humedad, oscuridad y un sitio idóneo para algunos enterramientos.

Si los egipcios encontraban un murciélago colgado boca abajo en la puerta de una casa, pensaban que eso impediría la entrada de los demonios.

Las historias oscuras sobre murciélagos tienen raíces muy antiguas. En el Antiguo Egipto se creía que podían curar o prevenir padecimientos de la vista, fiebre, dolor de muelas y hasta la calvicie. Si los egipcios encontraban un murciélago colgado boca abajo en la puerta de una casa, pensaban que eso impediría la entrada de los demonios que de acuerdo con sus creencias, ocasionaban tales padecimientos.

Los mesoamericanos tenían sus propios mitos. Para ellos, los murciélagos eran símbolo del inframundo, la tierra de los muertos, así como de la destrucción. Fueron representados en su arte; vasijas y urnas funerarias mostraban figuras de murciélagos.

Los miembros de la cultura Moche, en el actual Perú, también representaron murciélagos en sus objetos de cerámica. En Tonga, un país en medio del océano Pacífico, los murciélagos son animales sagrados y la manifestación visible del alma. Los nativos de la India tienen una historia supersticiosa. Según estas personas, si se ve un murciélago volar alrededor de una casa, es una predicción de muerte.

La asociación más popular de los murciélagos es con los vampiros, pese a que la mayoría de los quirópteros se alimenta de frutas e insectos. Es una creencia muy profunda entre los seres humanos, que fue ampliada con la aparición de novelas góticas de horror como Drácula y El vampiro, y por las películas de principios del siglo XX. Aún en regiones de la Sudamérica actual circulan historias de murciélagos chupadores de sangre y que se alimentan de seres humanos.

Mitos modernos en la cultura popular

Es común que las interpretaciones de los murciélagos sean negativas. Se cree que todos son portadores de la rabia y que una mordedura a los seres humanos desata la enfermedad en ellos. Pues no, no todos los murciélagos pueden infectar de rabia a un ser humano y las posibilidades de que esto suceda son mínimas. Recuerda que son animales nocturnos y que usan la ecolocalización para orientarse al volar en la noche, así que es difícil que uno acuda directamente para morderte. Por cierto, también es mentira que chupan la sangre de los humanos. Solo 3 especies del centro y sur de América son hematófagas, y prefieren lamer la sangre de los animales de granja que de las personas.

En China se cree que los murciélagos son símbolo de buena suerte y felicidad.

No todas las historias representan murciélagos oscuros. En la región de los Balcanes algunas personas usan fragmentos secos de los cuerpos de murciélagos como talismanes, y en un país como China, pleno de leyendas y supersticiones, se cree que son símbolo de buena suerte y felicidad.

Por otra parte, son especies útiles para la naturaleza. Permiten que nuevas plantas crezcan al esparcir las semillas de las frutas y transportar el polen en su pelaje de una flor a otra, lo que conduce a la polinización. No son en absoluto plagas ni animales molestos. Por el contrario, también ejercen control sobre las poblaciones de insectos como los mosquitos, que pueden ser vectores de enfermedades como el dengue y el paludismo.

Los mitos acerca de los murciélagos forman parte de la rica cultura humana y son un tesoro inmaterial. Pero no hay que perder de vista la realidad acerca de estos animales y su importancia en la naturaleza.